lunes, 11 de agosto de 2014

Conciencia


Cuando despertamos nos sentimos ciertamente de dos maneras consientes o inconscientes, si despertamos consientes muchas veces la maldad del día nos trae una sórdida imagen de lo que podrá venir durante día.

Si despertamos inconscientes estaremos seguros que la maldad del día aun que este presente no nos afectara porque automáticamente estaremos inmerso en un letargo soñoliento donde esquivaremos los dardos del día a día.

Esto quiere decir que debemos castrar la conciencia?, esto quiere decir que debemos cauterizar la conciencia?, NO esto quiere decir que debemos ser astutos, que sabemos que el día a día puede agobiarnos, pero sabemos también que tenemos una palabra de felicidad, que tenemos una palabra que dice que somos Sacerdotes y Rey.

Si esto es cierto tomemos e impongamos esa realeza, tomemos los momentos oportunos y démosle sentido con amor y valentía; no porque la oveja es indefensa puede decir que su naturaleza es morir en manos crueles; podemos trascender en la magia de la voluntad, que es un ingrediente del cambio.

Si somos herederos somos capaces de decir, hoy mi día va a ser mejor, y aun cuando el día termine siendo un fracaso hay una felicidad mayor sabiendo que debemos hacer para que el próximo día sea mejor; no hay fracaso sino aprendizaje, no hay caída sino educación, pero sino aprendemos de nuestra historia seguramente nos perderemos los más preciado que es nuestra voluntad y nos abran castrado en nuestra conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario