miércoles, 10 de septiembre de 2014

97 locuras hasta hoy

Un dia al dejarla bajar del carruaje supe por un instante que su boca queria besar mi boca, y tal fue mis nervios que por un segundo, mi felicidad que confundi con el respeto con la verdad.

Aun que no la bese sus labios inundaron todo mi cuerpo y aun siguen en el, yo diera cualquier cosa por saber si los mios habitan en ella.

La madurez nos regala experiencias, la madurez nos quita la locura, aunque con experiencia digo ser, mi mayor locura es volverla ver, escuchar su voz dulce pero aguda.

Su cuerpo que decir, solo Dios lo ha de saber, sabe que mientras pasa el tiempo este se va moldeando para hacer figura de perfeccion, y un lente me ha enseñado cuan majestuosa modelo llega a ser.

Ser el vidrio que ilumina, mi oscuridad, oscuridad que aun con sol no deja la bruma pasar.

Pero no oscuridad quiere decir tristeza, tristeza no habita donde el sol ilumina por que mientras el corazon late ruge leon espantando temor o tristeza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario