miércoles, 30 de julio de 2014

Mis dos Locuras

Mis oídos están vacíos, las voces no los oyeron
Mis oídos están vacíos, sus gritos son la fuente de mis esperanzas
Mis oídos están vacíos, como puedo llenarlos

Mi corazón está gestando una queja, preguntemos por que
Mis pies dicen no continuar, preguntarles por que
Mis manos apenas pueden tocar el teclado, preguntarles por que

Los parpados se cierran y miran al interior
Los parpados no dejan entrar la luz
Los parpados han querido que la tranquilidad entre en la casa

Porque toda la intranquilidad esta porque mis oídos están vacíos

Pronto corazón toca el tambor, pronto garganta afina las cuerdas
Pronto piernas prepárense a bailar, pronto nariz prepárate a oler

Ya falta poco, ya las trompetas y los trombones están anunciando que se acerca
que ya el ave se posara para poderme llevar al nido
para poder llevarme en el tiempo donde el sonido vuelve, los gritos se escuchan
y la clave es el tonar del despertar.

Anhelo si anhelo, todo lo anhelo, miro al cielo para pedir que el ave no me deje
miro al cielo para que una vez en casa me llene los oídos que ahora están vacíos
y los llenen de la mejor tonada.

La tonada de dos bendiciones diciendo la sola presencia y el abrazo reparador de este silencio ensordecedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario